Cronicas capubovenses

Crónica del robo a Heberto Vásquez Aguilar. Pescador y cronista.

Raul Vera.

Capusbovence se dice sabiamente, mareño pues de cabeza de toro , en Tonalá Chiapas, así dice el texto del video que en 1992 me toco realizar junto a Humberto Pérez Matus, sobre la obra poeta de Joaquín Vásquez, nuestro querido Quincho.

Crónica del robo a Heberto Vásquez Aguilar. Pescador y cronista.

Raul Vera.

Capusbovence se dice sabiamente, mareño pues de cabeza de toro , en Tonalá Chiapas, así dice el texto del video que en 1992 me toco realizar junto a Humberto Pérez Matus, sobre la obra poeta de Joaquín Vásquez, nuestro querido Quincho.

En el transcurso de la producción, su familia nos apoyo incondicionalmente, pero uno de ellos no solo nos apoyaba con la lancha , sino con datos, recuerdos y frases de la biblia, así como descifrando el origen de las palabras. Lo que genero que con Beto Matus se dieran interesantes agarrones sobre etimologías o para ver quien podía mencionar mas nombres con la letra B,G,H M, o cualquiera elegida al azar.

Su agilidad mental nos sorprendía, siempre lucido y cortes Heberto Vásquez, señalaba a su hermano mayor como el gran motivador de su actividad intelectual, algo sorprendente para un hombre dedicado a la pesca y con tan solo la primaria cursada.

Después del 94 cuando deja de existir el poeta, la amistad continuo, cada vez que me ha tocado ir a la costa se que en la casa de los Vásquez Aguilar, tengo mi casa al igual a todos los que fuimos amigos del difunto. Y también sabíamos que cada vez que llegamos a Cabeza de toro está la cordialidad de los Vásquez y la sabiduría de Heberto, sus anécdotas de cuando naufrago, cuando palanqueaba en la pampa junto a Quincho, su conocimiento de la biblia , la cual prometió leer después de que salió con vida del naufragio y la leyó “tarde un año pero la leí” cuenta orgulloso.

Heberto asumió en otro genero, la crónica, el compromiso de que Joaquín realizo con la poesía,  cantar a su pequeño paraíso y rescatar la historia de la península que los vio nacer.

Para ello pregunto a los pescadores viejos, consulto papeles, indago en los archivos municipales, del tren de Tonalá, de la reforma Agraria, en la memoria de las mujeres que se gana la vida pelando camarón.

Me cuenta que en 2 años y medio termino su monografía de Cabeza de Toro, ahora gracias a Heberto, a  su búsqueda por el origen de las palabras y las cosas del cotidiano, sabemos cuando fue la fecha exacta que llego el tren a “Puerto Arista” antes la “Puerta”, cuando se introdujo el drenaje, la energía eléctrica,  el origen del nombre de Cabeza de Toro,  el nombre de las colonias que conforman el ejido, como fue el reparto agrario Cardenista, quienes fueron los solicitantes, en fin la historia de su pueblo.

Heberto con su investigación bajo el brazo busco quien la publicara, recurrió a los amigo y uno de ellos le recomendó a la “cronista” de Tonalá, Sonia Mireles Gavito, (terrible error) Heberto sin conocerla confió por el solo hecho de haber sido recomendada por un académico de la UNACH amigo de Quincho, este ultimo actuó de buena fe, sin saber que  estaba metiendo en una tormenta editorial al pescador de Cabeza de Toro.

Con el apoyo del ejido,  Heberto consiguió 5 mil pesos para la edición, y le confió a Mireles los originales, cuando se fijo la fecha para que saliera al publico la monografía ,Mireles le salió con una versión impresa,  en que el investigador principal ya no era nuestro amigo Heberto sino la Propia Sofía Mireles Gavito y en letras mas pequeñas y abajo aparece el nombre de nuestro amigo. Heberto reclamo, a lo que esta le contesto de mala manera “agradezca que le puse su nombre”

Ahora Sofía Mireles , es la que firma el libro autoría de Heberto Vásquez Aguilar, el cual al pedir  su porcentaje de libros , esta le dijo “que se los puede dar a 50 pesos, para que el los venda, ya que invertí en la edición” Heberto le  aclaró, que el solo contaba para la edición con  5 mil pesos que el ejido le confió, y que la edición se hiciera con ese dinero. Ahora la Sra. Sofía Mireles aparte de apropiarse del trabajo intelectual de Heberto, lo quiere agarrar de vendedor de libros, negando la parte de su inversión.

Esto se llama plagio y robo, no conozco otro nombre al abuso que la Sra. Mireles, esta haciendo a nuestro amigo, por el cual meto las manos al fuego. Por varios motivos se de su integridad moral, conozco sus inquietudes intelectuales, la platica sobre la investigación y la producción del libro ya tiene rato que la traía, la ultima vez que lo ví fue cuando fuimos a enterrar a una ballena que el mar los saco enfrente de Cabeza de Toro, y que hedía de los mil demonios. En esa ocasión me platico de  sus nuevas pesquisas históricas.

Buscando trabajos de esta Sra. Mireles solo encontré una nota publicada en el Heraldo de Chiapas, sobre la introducción del tren en la costa, la colaboración es un extracto del libro de Valente Molina sobre el tema, es decir solo corto y pego , así que no le conozco nada de su puño y letra. Este dato nos da una idea de la personalidad y capacidad de la Sra. Sofia Mireles Gavito.

Es un a pena que estos esfuerzos se pierdan en los abusos de parte de personajes como la citada Sra. Mireles, sobre todo si estos abusos son cometidos a personas que uno conoce y sabe de sus buenas intenciones, en Cabeza de Toro a todos les consta que Heberto realizo la investigación, que el puso de su bolsa para realizarla. El libro consta de 120 cuartillas y esta escrito de manera elemental, en el lenguaje de un pescador, no tiene mayores pretensiones que el de rescatar y preservar la historia de este bello lugar donde nació nuestro querido poeta Quincho Vásquez.

Espero que la Sra. Mireles entre en razón y respete el trabajo de Heberto Vásquez , hombre al que queremos, respetamos y sabemos está diciendo la verdad y con ello la verdad de su pueblo, Cabeza de Toro.

 

LO MAS VISTO

  • Jan 15 , 2014
    DATOS PARA RESIGNIFICAR LA FIESTA DE ENERO DE CHIAPA DE CORZO
    (Galería gráfica de Franco Lázaro Gómez sobre tradiciones de Chiapa de Corzo)

    Mario Nandayapa.

AL AZAR

lunita2.jpg